20 de julio de 2015

Castiello de la Marina celebró la festividad de la Virgen del Carmen con misa, procesión, cena de hermandad y bolos

La parroquia de Castiello de la Marina celebró el pasado sábado 18 de julio la festividad del Carmen con misa y cena de hermandad. La misa se ofició a las 19:00 h. El buen tiempo acompañó y permitió sacar la imagen en procesión. Posteriormente se celebró la tradicional cena de hermandad entre vecinos.
Este año, como novedad, la Peña de bolos "La Carbayera" organizó una partida revancha del I Memorial Máximo Álvarez de Bolos. De esta manera a las 18 h. se celebró el encuentro entre la peña local "La Carbayera" y "Casa Gaspar" de Ribadesella, resultando ganadora la peña visitante por un resultado de 12-11. Posteriormente, a las 19 h., se disputó la partida entre las parejas formadas por Bernardo y Sergio contra Manolín y Alejandro en la que resultaron vencedores Bernardo y Sergio con un resultado 12-8.
El ganador de la mejor puntuación tirada para el pulgar fue Sergio.
 

 
PINCHA EN LA IMAGEN PARA
VER TODAS LAS FOTOS

5 de julio de 2015

BOLOS en Castiello de la Marina para la festividad de El Carmen

Sábado 18 de julio
PARTIDA REVANCHA del I Memorial Máximo Álvarez de Bolos en la bolera local de La Carbayera (Castiello)

18:00 h. Peña de Bolos LA CARBAYERA de Castiello contra
Peña de Bolos CASA GASPAR de Ribadesella
 
19:00 h. BERNARDO y ALEJANDRO contra MANOLÍN y SERGIO

Trofeos donados por: Ilmo. Ayto. de Villaviciosa, Morís Arroes, Casa de Aldea Torreteyera, Costanilla Asesores y Peña de bolos La Carbayera.

Patrocina:

29 de junio de 2015

Entrevista a Laurencio Castro Riestra "El lejieru"

Laurencio Castro es vecino de Castiello desde hace mas de 20 años. Vive solo desde que faltó su esposa Carmina y es conocido por todos principalmente por dedicar toda su vida a la fabricación de lejía en Gijón. Nos recibe amablemente en su casa para contarnos cosas sobre su historia, su trayectoria profesional y los recuerdos de toda una vida.

¿Dónde naciste?
Nací en Santolaya de Valdornón (Gijón) en el añu 1930. Éramos 4 hermanos, 2 mujeres y 2 varones. Había otros 2 pero murieron cuando la guerra.
¿Algún recuerdo en especial de su niñez?
Cuando estalló la guerra yo tenía 6 años y marché pa casa El Chaboleru. Dábenme un duru todos los días por llevar les vaques a los praos pero yo desde pequeñu ya sabía que aquello no era lo mío. Yo veía a un paisano conducir un camión o unu que tuviera una sierra o un trabayucu un poco prometedor y ya me volvía llocu, parecíame que aquello que yo hacía no era el mi porvenir.
No había medios y todo era muy atrasao pero era lo que se conocía porque nadie nos había enseñao otra cosa, por eso la gente que emigró fueron los únicos que pudieron ver algo más de lo que conocíamos.
Acuérdome de dos hermanos vecinos míos que emigraron a Argentina, hicieron fortuna y una vez que vinieron de visita trajeron una salladora y una espalladora, les primeres que se conocieron por aquella zona. El casu ye que el padre no quería saber nada de aquellos artilugios, decía que si yos daba por usar aquellos aparatos seguramente fueran a morir de fame. Todo eren pegues a les coses modernes, pero era la ignorancia que había en los pueblos de aquella.
 
¿Cuándo empezaste a trabajar?
Empecé a trabajar con 13 años en la Teyerona de Ciares. Allí sufrí mucho y fue allí donde gané la primer Peseta que llevé pa casa. Desde mi casa hasta allí hay 18 km y acuérdome que iba a buscanos un camión que trabayaba pal transporte de la teyera y íbamos en unos bancos puestos a la larga y agarraos a les parigüeles. Cuando llovía garrábamos una pingadura… y cuando xelaba… acuérdome que mi madre hacíame unes manoples.
Estuve en la Teyerona de Ciares hacia 4 meses.
A los 19 años entré en La Camocha y trabayaba en el interior, ganaba más que un barrenista y que un picador pero era el que más trabayaba, hasta de noche porque pagábase bien la nocturnidad. Trabayaba hasta los domingos. No me importaba trabayar mucho, yo lo que quería era ganar dinero y marchar pronto de la mina porque tenía en mente otres perspectives. Al salir de la mina íbamos a un bar que había al pie del pozu que llamaben “La vuelta de vacío” y hacíen unes sangríes muy buenes. Pa enfriales metíenles en botelles y echaben encima pación de la rosada. Taba unu fartu de sudar y bebíamos aquello fresquino que sabía a gloria.
Estuve en La Camocha hasta los 30 años.

¿Conocías este pueblo antes de venir a vivir aquí?
Si hombre, venía de joven a los bailes a Les Ranes y cortejaba algo también por esta zona. Quién me iba a decir que iba a terminar casándome con una moza de esti pueblu.

¿Cuándo empezaste en el negocio de la lejía?
Cuando salí de la mina saqué unes perruques de la Caja de Ahorros y además dejome 17.000 pesetes un lecheru que luego no me les quiso cobrar porque porteme bien con él y hicey muchos favores. Empecé con la fábrica de lejía con un carru y un caballu percherón que andaba muy poco porque les cajes pesaben mucho ya que les botelles eren una de cada madre, habíales de champán, de anís, de sidra… Monté el negociu en la calle Zoila en Gijón. Cuando empecé estaben conmigo un chavalín pa llevar les botelles y una paisana vieya pa corchales. Luego ya llegamos a ser cinco, la encargada llamábase María.
Un día fue por allí a por lejía Pilar la hija de Pipi y preguntome si necesitaba alguien pa trabayar en la fábrica porque tenía una hermana suya sin trabajo. Entonces dijey que sí y fue cuando contraté a Carmina, que era muy trabayadora. Yo ya la conocía de vela por Les Ranes, que trabajaba algo con Abilio en El Cantábrico. Empezó conmigo en la fábrica y caseme con ella cuando yo tenía 35 años y ella 29.

Cuéntanos un poco más de tu vida
El primer camión que tuve fue un Chevrolet y comprelu a un yerno de Limpias que se llamaba Belarmo. Eren camiones que quedaron abandonaos por los montes cuando acabó la guerra y había gente que los preparaba un poco y echábenlos a andar. De lo que gastaba aquel camión casi tenía que llevar la Campsa detrás. El segundu que tuve fue un Ebro.
Luego empecé a ir a Oviedo por les tardes cada segundu día a recibir instrucciones pa empezar a fabricar ácido nítrico, salfumán, aguafuerte, detergente de lavadora… tuve que aprender un poco sobre química.
La lejía la embotellaba con la marca de Lejías La Preferida y los detergentes y las lejías industriales como Lejías y Detergentes Castro. La etiqueta de Lejías La Preferida la dibujó un amigu míu que marchó pa Cuba y era muy buen dibujante.
También de aquella empecé a trabayar con la Sociedad Veterinaria desinfectando cuadres y limpiando y desinfectando les pezuñes de les vaques porque de aquella no había la limpieza que hay ahora en les ganaderíes. Aquello valiome pa tener algún problema con Evangelista el de Arroes que de aquella era un gran curanderu y llamome la atención alguna vez por quitay algún cliente. Luego siguió algo en el oficiu el su fiu Tavo y era muy entendíu pa los partos de les vaques. La vaca que no echara el xatu afuera con Tavo ya no lu echaba.
También tuve un contratu con la Seguridad Social pa abastecer de lejía los hospitales: el de Cabueñes, Avilés, Cangas, Sama… además de los que yo proveía ya antes como el de Begoña, Covadonga o la Cruz Roja. También serví a muchos mataderos, hasta el de Grao.

¿Qué tal te encuentras viviendo en Venta las Ranas?
Vine p’aquí haz 22 años, recién jubilau. Con 63 años no quise trabayar más, traspasé la fábrica y jubileme. En esta casa ye donde nació Carmina y todos los hermanos, que eren 13. Arreglamos la casa y aquí nos quedamos. Yo ahora tengo huerta, pites, conejos… siempre estoy entreteníu. Luego cojo el coche y voy a echar una partiduca y tomar algo… ¿qué más voy a pedir?.
 
Damos las gracias a Laurencio por el interés mostrado y por prestarnos unos instantes de su tiempo para esta humilde “entrevista”.

Recordando a... D. Alfonso Argüelles

D. Alfonso Argüelles Eguíbar

Asturiano de origen, nació el 5 de enero de 1909, siendo sus padres don Alfonso Argüelles y Argüelles y doña Paz Eguíbar Guisasola, ambos naturales de Infiesto.
Siendo aún muy niño, fue enviado como párvulo al Colegio de las H.H. Carmelitas de Infiesto, y superada la edad escolar, comenzó en la misma localidad los estudios de Bachillerato en el Colegio San Viátor. Sintiendo inclinación precoz por la medicina, inicia ésta en la Facultad de Valladolid, donde en cursos normales, obtiene la licenciatura el año 1932. Sin preparación práctica que no fuera la obtenida en la Facultad, siempre exigua, comienza a ejercer como médico titular en Teverga allá por el año 1933, donde permanece hasta el año 1935. Seguidamente, hace oposiciones a Médico de Asistencia Pública Domiciliaria, obteniendo plaza en la Merindad de Valdivieso (Burgos), lugar donde le sorprende la Guerra Civil de 1936, incorporándose en cuanto le es posible a las columnas gallegas, siendo herido en El Escamplero el 12 de octubre de 1936, por lo que le fue concedida la Medalla de Sufrimientos por la Patria.
Concluidas las operaciones bélicas de Asturias, fue destinado a la 82 División afecta al Cuerpo de Ejército Marroquí, donde el Jefe de Sanidad era el Comandante don Antonio López Cotarelo, actuando como tal Jefe en los frentes de Teruel, Guadalajara y posteriormente, con idéntica categoría, en los frentes del Ebro y Cataluña.
Concluida la guerra, en 1940 fue becario en un principio en el Instituto Nacional de Sanidad y posteriormente en el Instituto Nacional del Cáncer en Madrid, y un año después, en 1941 fue destinado como Médico de Asistencia Pública Domiciliaria, al Puerto de La Luz en Las Palmas de Gran Canaria.
Aunque la plaza tenía un futuro prometedor, en su deseo de regresar a Asturias solicita la excedencia, y ya en ella, ingresa como médico en la Sociedad Metalúrgica Duro Felguera, desempeñando en un principio su cometido en Sotrondio y posteriormente en La Felguera, ocupando dichas plazas durante los años 1952 y 1953. En época posterior y durante varios años, fue médico de la Sociedad Ibérica del Nitrógeno y del Instituto Nacional de Silicosis en Langreo y posteriormente en Oviedo.
Al fundarse en fechas posteriores, Hulleras del Norte, S. A., mediante fusión de las empresas mineras, Duro Felguera, Fábrica de Mieres y Hulleras de Turón, pasó a integrarse a la plantilla de Médico de Hunosa, siendo designado posteriormente Director Médico de Hunosa, en cuyo puesto alcanzó la jubilación en 1974.
En 1941, contrajo matrimonio con Isabel Sánchez del Rey, natural de La Caridad en El Franco, matrimonio prolífico, del que nacieron siete hijos. María del Carmen, estudió Filología Románica, es actualmente Profesora de Historia en Cabezón de la Sal; José Alfonso, Ingeniero Agrónomo desempeña cargo en Sadei; Juan Antonio, Licenciado en Derecho, trabaja en Valencia en el Banco Español de Crédito; María Isabel, en la Agencia Meliá de Oviedo; María de la Paz, Licenciada en Derecho, vive en la actualidad en Salinas; José María estudió bachillerato y María Rosa, Licenciada en Ciencias Biológicas.
Sin posponer la medicina su quehacer siempre prioritario, hacía deporte cuando disponía de tiempo libre. Fue en 1930, cuando por primera vez se celebró el descenso del Sella, si bien en aquella ocasión no tenía categoría de prueba deportiva. En aquel entonces, sin tener carácter de prueba oficial, participaron Manés Fernández, Dionisio de la Huerta y Alfonso Argüelles.
Fue sin embargo la caza, la actividad deportiva por la que sentía mayor afición, y donde consiguió los más importantes trofeos. Fue titular del Coto Privado Tebrandi en Piloña, así como fundador y promotor en 1943, con el Duque de Almodóvar del Río del Coto Nacional de Redes o Brañagallones en Caso, así como iniciador del refugio allí posteriormente construido.
Persona de iniciativas dignas de mención, figura entre ellas haber sido Alcalde de Langreo, sin haber nacido en este concejo. Bajo su mando, entre 1957 y 1968, consiguió la fusión entre el Círculo Popular de La Felguera y el Racing de Sama, llevando personalmente la adquisición del campo de deportes de Ganzábal.
Trabajador infatigable y gustoso de la política, su actuación fue muy importante. A él se debe la segunda fase de la traída de aguas y centros escolares. Su habilidad política consiguió en un Pleno del Ayuntamiento, se votase la necesidad que tenía Langreo de un Instituto de Segunda Enseñanza; la votación favorable permitió que el Instituto se construyera en la zona de los Llerones, dejando en claro su imparcialidad. En la misma época fue elegido Diputado Provincial, siendo por entonces Presidente López Muñiz, ocupando en esta Corporación la Delegación de Hospitales, teniendo importante dedicación en la fundación del Hospital General de Asturias, siendo condecorado en 1967 con la Encomienda de la Orden del Mérito Civil.
Su estancia en Langreo como Alcalde nunca fue olvidada, dando su nombre a la calle que desde Puente Llago, va hasta la Pomar sobre el cauce del Candín, que a su iniciativa fue cubierto y canalizado.
Si como escritor profesional rara vez dio a conocer originales fruto de su experiencia, por el contrario era copioso el número de artículos sobre caza, en especial su defensa del oso y del urogallo, defendiendo su protección utilizando todos los medios posibles y sancionando severamente a quien o quienes infringían la ley. Su habilidad y propensión política, nunca fue en detrimento de su condición de médico cumplidor. El Dr. Vicente Vallina, guarda en su prodigiosa mente, el hacer de todos los profesionales que de una manera u otra, tuvieron con él relación. En su opinión el Dr. Alfonso Argüelles, poseía dotes extraordinarias para ser un buen médico. Era muy humano con los enfermos, y sus consultas eran muy meticulosas, dedicando a cada enfermo el tiempo necesario, ya fuera enfermo particular o del Seguro de Enfermedad. Recuerda haberle visto muchas veces subir por las laderas de las montañas bien avanzada la noche en tiempos en que aún había guerrilleros residuales huidos de nuestra Guerra Civil. Tal era el concepto que tenían de él como médico que aun conociendo su arraigada reputación monárquica, jamás le plantearon problemas.
Afable con todos, se hacía querer por las familias, y en ocasiones, le invitaban a tomar una copa después de visitar al enfermo. En una ocasión, preguntó si tenían boroña, aceptando una taza de leche que tomó gustoso con un buen trozo de pan de maíz.
Hombre de arraigadas creencias religiosas, ignoraba lo que era sentir rencor u odio a nadie. Un periodista natural de Langreo y avecindado en Madrid que le fustigaba con frecuencia y hasta trataba de ridiculizarle, al fallecer y ser enterrado en Ciaño de Langreo, el primero que iba en el duelo era Alfonso Argüelles.
Su ideal político era la monarquía, doliéndole cualquier comentario que en su presencia hiciesen desfavorable al Rey. En otra ocasión, en una reunión de la permanente, un Gobernador discrepando del asunto que se estaba tratando, no tuvo reparo en decir que los comunistas eran unos..., a lo que el Alcalde, por entonces Alfonso Argüelles, no dudó en manifestarle que no compartía su opinión.
En Castiello de la Marina siempre fue una persona muy admirada y respetada pues, entre otras cosas, fue el fundador de la Cooperativa de abastecimiento de aguas. El 7 de junio de 1969 reunió un grupo de vecinos de Castiello y acordaron la fundación de dicha Cooperativa, nombrando la primera Junta Rectora formada por  D. Alfonso Argüelles Eguibar como presidente, D. Rafael García Costales como secretario, D. Juan Morís Concepción como tesorero junto con D. Nicasio Acebal Céspedes, D. Alfonso Ordieres Cifuentes, D. José García Álvarez y D. Cándido Pidal Campos como vocales.
Seguidamente se procedió a la elección de tres personas para crear el Consejo de vigilancia, formado por D. Manuel Sánchez García, D. Manuel Antonio Sánchez Álvarez y D. Carlos Ordieres Cifuentes.
Con fecha 29 de septiembre de 1969 se recibe el escrito de la Jefatura Nacional con la confirmación de haber cursado al Ministerio de Trabajo el expediente de Constitución de la Cooperativa de Abastecimiento de Aguas de Castiello de la Marina, la cual fue inaugurada el 19 de julio de 1972 tal y como reza en la placa instalada desde entonces en el depósito de la traída.
En la actualidad la Cooperativa de Abastecimiento de Aguas de Castiello continúa totalmente en activo y está viviendo uno de sus mejores momentos al  poseer una red de tuberías íntegramente renovada y considerándose una de las mejores redes de suministro de agua.
 Resumiendo se puede decir que don Alfonso Argüelles fue un buen médico humano y honrado y, como Alcalde, aunque fue criticado por el grupo disidente, jamás lo fue por inmoralidades o favoritismos. Fue un hombre de administración acrisolada, pues teniendo coche oficial apenas lo utilizaba, aún en servicios oficiales, conduciendo su propio coche y sufragando de su bolsillo los gastos ocasionados.
En una de las pocas visitas que el entonces Príncipe de España hizo a Oviedo no fue invitado a la recepción. A través del Secretario del Príncipe consiguió introducirse juntamente con su hermano don José Antonio. Le entregaron unas cuartillas al Príncipe, diciéndole: «Alteza le suplicamos lea estas cuartillas que la prensa de Oviedo no se ha dignado publicar». Su fallecimiento tuvo lugar en la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Covadonga el 27 de julio de 1980.

Desde la Asociación de Vecinos de Castiello damos las gracias a los familiares de D. Alfonso por prestarnos unos instantes de su tiempo y ofrecernos gran parte de esta información. 

24 de junio de 2015

Fotos y vídeos de las Fiestas de San Juan de Castiello de la Marina

Castiello celebró sus fiestas patronales de San Juan los días 19, 20 y 21 de junio. El buen tiempo acompañó durante todo el fin de semana. Las grandes orquestas Ledicia Espectáculo y Grupo Assia hicieron bailar a todos los asistentes junto con la Discoteca Móvil BKV. La variada programación que ofrecían los tres días de fiesta se vio repleta en gran medida por la gran afluencia de público. Además, la Asociación de Vecinos quiso homenajear a tres matrimonios que cumplían sus Bodas de Oro y al matrimonio formado por Eduardo Ramos "Lali" y Erika Ahrens por tantos años  colaborando en la organización de las fiestas. Una de las novedades de este año fue el I Concurso de sidra casera Memorial Manolo Los Piñares, en el cual resultó vencedor Enrique Ordieres. Muchas gracias a todos los asistentes.
Bodas de Oro de Juan Solares y Teresa González
Bodas de Oro de Enrique Ordieres y Maria Luisa Buznego
Bodas de Oro de Guillermo Pérez y Vevi Tuero
 
Homenaje a Lali y Erika
Enrique Ordieres, vencedor del I Concurso de Sidra Casera
PINCHA EN LA IMAGEN PARA
VER TODAS LAS FOTOS
 
VIDEO RESUMEN DE LOS TRES DÍAS FESTIVOS 
 
PREGÓN DE MANOLO PEÑAYOS

9 de junio de 2015

No te quedes sin la camiseta y el pañuelo de las Fiestas de San Juan 2015 !!!

A la venta en Supermercado Kiosco Les Ranes, Bar La Figar, Bar Cantábrico y miembros de la Comisión de fiestas.
         
Disponemos de todas las tallas !!
        
Puedes hacer tu pedido también en el teléfono 645304735 (Pablo Riera)
       
Camiseta 8 €
Pañuelo 3 €
Camiseta y Pañuelo: 10 €
     
Este año todos con camiseta y pañuelo a San Juan..!!!

5 de junio de 2015

Nuestra vecina Pili Ramos, de Sidrería Los Pomares, última incorporación al Club de Guisanderas de Asturias

Las Guisanderas cumplen 18 años como asociación y por este motivo se reunieron ayer en un acto celebrado en Los Pisones, el restaurante recién reinaugurado, frente al Real Grupo de Cultura Covadonga de Gijón, por tres guisanderas de la asociación. «Es una referencia del saber», explicaba Amada Álvarez Pico, presidenta del Club de Guisanderas de Asturias.

Además, el acto de ayer, una reunión y posterior cena, sirvió para dar la bienvenida a la asociación a dos nuevas guisanderas. Por un lado la gijonesa, aunque vecina de Castiello de la Marina (Villaviciosa) Pilar Ramos, de la Sidrería Los Pomares de Gijón, recientemente galardonada con el premio a La Mejor Fabada del Mundo y toda una referencia de la sidra, nombrada como mejor sidrería por el Colegio de Críticos en la anterior edición. También se incorporó este selecto club Annalisa Lusso, la primera guisandera extranjera, formada, eso sí, en las cocinas de Casa Lula, de El Crucero, en Tineo, también casa de guisanderas. Hasta su llegada tan sólo una de las guisanderas no era asturiana, Lola Sánchez, del Yumay de Avilés, de procedencia murciana, pero formada en los fogones asturianos del establecimiento de su marido.
La nueva incorporación, Annalisa, es italiana y junto a su marido, JoaquínFernández, regentan en Oviedo La Taberna Salcedo, que ofrece una carta de guisos, una cuidada selección de vinos y platos de la cocina tradicional italiana. Con estas nuevas incorporaciones, el Club de Guisanderas alcanza los 42 miembros.

Entre los más de setenta asistentes al acto de las Guisanderas no faltaron algunas de sus representantes más jovénes, que la presidenta, nombra orgullosa: «Sara, de Casa Telva, Blanca, de El Crucero, María, de Casa Eutimio... Son ya grandes cocineras, con muchas ganas de hacer cosas, que vienen en algunos casos con dos generaciones que las preceden». El futuro de la tradición está garantizado.